¿Espectáculo o teatro?

Seguramente siempre bajo la palabra teatro hayáis englobado cosas que, aunque en muchas ocasiones tengan lugar en un teatro, no lo son. La ópera, la danza o los conciertos son a veces puestos en este espacio, pero no son teatro. Parece entonces que la palabra teatro es como una especie de paraguas que cubre distintos géneros. Esto deja al descubierto lo que es el teatro en sí.

Muchas personas con las que he hablado para hacer este artículo me han definido el teatro como espectáculo. Esto no deja de traer más preguntas. Un espectáculo es tanto la observación, mirada de alguien hacia algo, como la asistencia al lugar donde sucede. También algo que no podemos dejar de mirar por las impresiones que nos trae. Tres cosas que definimos como espectáculo.

Otras personas me han dicho que no es solo un espectáculo, sino que es algo a lo que asistimos, a lo que estamos dispuestos a que nos cuenten y mientan. Es decir, que el espectáculo es inherentemente ficción, aunque tengan una base historiográfica. La cuestión es, ¿porqué es ficción todo lo que hay en un escenario?

Quizá esto último lo podamos responder con que lo es solo porque tiene la mirada de un público, en un espacio determinado y a una hora determinada. En otras palabras, porque solo se da una vez, es efímero. Sin embargo, muchas de las situaciones que tenemos en la vida también solo se dan una vez. Aunque seamos personas que observan desde fuera, ahí no hay un pacto de ficción. Lo que ocurre, nos guste o no, suele ser real.

Puede que hablemos de ficción porque la mayoría de espectáculos que vemos estén basados en un texto literario y en casi todas las ocasiones, los textos son ficción. Aunque esto es polémico, vamos a entender que es así. Pero qué ocurre con esos espectáculos que no cuentan con un texto literario, a pesar de tener un guion, o de no tenerlo en absoluto. Además, el ser espectadores y espectadoras, la manera de hacernos llegar un espectáculo es viéndolo, no leyéndolo.

Al plantear la pregunta anterior, no han sido pocas las personas que me han hablado de sentido, de coherencia o de cohesión. El ser humano siempre tiende a buscar sentidos, no obstante, no debemos olvidar que un espectáculo puede, o no, tener un sentido. Generalmente, el tipo al que tenemos la costumbre, lo tiene,pero no siempre tiene por qué poseerlo. Tal vez, la manera de buscar sentido tenga que ver también con la forma de comunicación que resulta el teatro. No podemos negar que el teatro dice cosas, ya sea por el encuentro de público y compañía o por el “significado”mismo del espectáculo.

Toda actividad humana pretende siempre responder a las preguntas para lidiar con lo desconocido. Desde los rituales hasta el espectáculo,que según lo miremos, puede ser también ritual. Por eso, en el espectáculo se preguntan determinadas cuestiones, donde entra nuestra propia identificación y representación. Ahí es donde reside el pacto entre gente que mira y gente que hace, en la gente que siente.

Bien es cierto que la ficción nos puede hacer sentir,pero hay algo en el espectáculo que se moviliza distinto y que deja de ser ficción. La pregunta ¿por qué es ficción todo lo que hay en un escenario? es trampa. No todo lo que hay en un escenario es ficción,sino que, al estar en un escenario se convierte en artificio. El artificio, al igual que la ficción, es un pacto entre dos. Sin embargo, el artificio es la recreación de algo encima del escenario, es imitar, re-presentar.

Por eso al hablar de teatro queremos definir cualquier cosa que sea puesta en un escenario. Es el escenario el que da ese sentido acaparador y de artificial. Sin embargo,el espectáculo tiene mucha más especificidad porque se refiere a lo que se sube al escenario, sea esto lo que sea. No podemos decir que todo lo que está en un escenario es teatro, pero podemos decir que sí es espectáculo.

A la pregunta sobre qué es entonces el teatro debemos darle respuesta otro día. Por suerte,podemos seguir repensando lo que es un espectáculo y, sobre todo, yendo a verlo. Ver es la manera de aprender que mirada tenemos hacia y en el mundo.

Deja un comentario