¿Comparada con qué?

Ilustración: Ana Leal

Probablemente, si eres una persona externa al ámbito universitario y más concretamente, al grado de literaturas comparadas, estarás preguntándote qué es eso. La explicación fácil sería deciros: se trata de comparar algo artístico con otra cosa. Creo que ni siquiera podemos definirlo así.

La primera pregunta que nos hacen al entrar en el grado es: ¿Qué es la literatura? También resulta ser la última. Tal es la insistencia del profesorado, que ya tomamos por perdida la cuestión. No solo porque ya haya muchísima gente que haya estudiado acerca de ella, sino porque la hemos convertido en un chiste de la carrera. Lo cierto es que la carrera no te da soluciones. Simplemente, te plantea preguntas para que cada cual vaya resolviéndoselas. Eso es un poco el comparatismo.

El departamento también suele ser el hueco que queda,donde cualquier resistencia a lo convencional se puede añadir. Me gusta mirarlo como algo contra hegemónico, aunque como sabemos, no siempre es así. El comparatismo es una disciplina que realiza conexiones, enlaza datos y cuestiona. Depende de a quién le preguntes, el comparatismo solo puede ser de conexiones directas. Hay quienes opinan que puede ejercerse con dos puntos que no hayan tenido relación nunca.

Algo que he aprendido este año, es a ser obvia. Quiero decir, cuando algo se llame de una manera determinada, es que ese título define, parcial o enteramente, lo que quiera englobar. Por eso, cuando hablamos de literaturas comparadas, solemos quedarnos con el segundo término, pero el que resulta verdaderamente importante es el primero.

Literaturas,aunque parezca imposible, no es solo aquello que está escrito. Literatura es cualquier tipo de historia. Es un conjunto de producciones y es por eso que la llamamos en plural. Podemos decir texto a un texto literario, pero también a un anuncio y es que un texto es cualquier obra cultural analizable. Asimismo, en la carrera leemos,y en ese leer entra todo lo que os podáis imaginar.

Es por eso que cuando hablamos de comparar necesitamos un método que se ajuste a aquello que queramos hacerlo. Más si pensamos que muchas de las piezas no tienen el mismo lenguaje. Es por esto mismo, que un método se queda corto. Así que hemos tenido que aprender que cada pieza necesita una forma diferente de ser tratada. Aunque, como es obvio, la primera cosa que hacemos es hablar de las semejanzas y diferencias entre aquello que estemos analizando, ya sea sobre el lenguaje, la forma, la disciplina, la historia… Porque solo podemos definirnos y diferenciarnos respecto a otra cosa.

Obviamente, en todo grado hay asignaturas que mejor y otras que peor. Además de que, por estudiar en la universidad, la calidad de la enseñanza no va a ser mejor. En muchos casos, ni siquiera diferente. Pero eso es cosa de otro artículo.

Espero no haberos resuelto dudas sobre lo que hacemos en mi carrera. Como decíamos al principio, comparatismo es cuestión, no solución. Si tenéis más dudas o queréis buscar alguna otra manera de entender qué es el comparatismo, os invitamos a hablarnos por comentarios o por redes.

Deja un comentario