Navidades todo el año

Ilustración: Ana Leal (IG: @imaginariann)

Las navidades, al igual que otras fiestas, nos evocan distintas emociones. Hay personas a las que les encantan estas fiestas y otras a las que no, pero ¿porqué no? Supongo que, entre otras cosas, vivimos en un mundo en el que se comercializa con todo. Esto se ve desde la puesta de las luces de navidad en octubre,hasta cuando la televisión se llena de publicidad de posibles regalos, turrones y mucha comida.

Además, cada familia es un mundo. Están esas familias que se reúnen todos los años sólo por navidad, otras que están igual de unidas el resto del año, algunas que simplemente cenan como si fueran un día normal y las hay que ni siquiera se reúnen en navidad, sino que lo pasan con sus más allegados.

De hecho, tenemos demasiado interiorizado que durante las navidades tenemos que estar con toda nuestra familia, ver a cada una de nuestras amistades o ser amables con todo el mundo por el mero hecho de que es una fecha señalada, pero ¿no debería ser así el resto del año? ¿No tendríamos que estar igual de unidos durante los otros 11 meses?

Creo que las navidades tienen un lado hipócrita. En el sentido de que hay gente que sólo piensan en los menos favorecidos en esta época, o que creen que un buen punto de partida para empezar a ser mejor persona es la navidad y no tiene por qué ser así. Es cierto que estas fiestas transmiten valores bonitos, ya que nos incitan a compartir, a ayudar a los demás y, en general, a estar más cerca de los nuestros, pero también sería genial si conseguimos comportarnos así durante todo el año y no sólo en estas fechas.

Además de esto, tenemos muy asimilado que esta época es para hacernos regalos y está claro que es bonito recibirlos y darlos, pero desde aquí os lanzo una pregunta ¿no vale un más un detalle o un gesto bonito en vez de montañas y montañas de regalos? Acordarnos del resto al ver algo especial y compartirlo, tiene otro significado aún más especial si se hace en una fecha cualquiera que no sea aquella que nos señalan en un calendario. 

Con todo esto, no quiero decir que pasar las navidades con tu familia o haceros regalos sea malo, claro que no. Sólo quiero que pensemos que, aunque estemos acostumbrados a hacerlo de este modo, deberíamos reflexionar por qué nos sale ser detallistas, o querer estar alrededor de toda la gente a la que queremos en Navidad. Cuando lo tengamos claro, empecemos a sentirnos así el resto de los días para que, al final, estas fechas sean una excusa para la reunión y no, el motivo principal.

Anteriormente he hablado de los extremos, pero ¿qué pasa con la gente que tiene un amor- odio con estas fiestas? Imagino que, en general, nos gusta la navidad porque nos traen muchos recuerdos de nuestra infancia en el que estaba toda la familia reunida alrededor de la mesa y ahora, viéndolo desde lejos nos damos cuenta de que la felicidad era eso y no éramos conscientes.

Finalmente, os gusten las navidades, tengáis sentimientos encontrados con ellas o directamente no os gusten, os digo que las disfrutéis, que valoréis lo que tenéis y que disfrutéis de las pequeñas cosas, ya que al final, son las más importantes.

Deja un comentario