La vida siendo una mariliendre

Ilustración: ISMO – 📸 @ismo.vignette

Las mariliendres son mujeres generalmente heterosexuales, cuya mayoría de amistades son personas dentro del colectivo lgtbi+. Se refiere irónicamente a una liendre, un piojo, algo que está en ti y de la que no te puedes deshacer.

Soy una mariliendre, lo reconozco, lo asumo y lo acepto. No me voy a justificar por tener amigues geniales que me comprendan. Así que esto va sobre mi aprendizaje siendo una mariliendre.

Empecemos diciendo que los planes nunca son aburridos. Creo que las mejores fiestas son en pubs de ambiente y que la mejor resaca de mi vida ha sido viendo el documental de Lady Gaga. Me he encontrado con personas que no me juzgan por mis gustos y con las que poder compartirlos.

Además, hayas pasado lo que hayas pasado, lo comprenden. Tienen una sensibilidad especial y tengo absoluta admiración por todos sus procesos. No me puedo ni imaginar los cambios que muches han tenido que tener y cómo han sido sus luchas para afrontar eso. Me ha abierto un mundo de aprendizaje enorme que creo necesario para esta sociedad. Todas sus historias valen un mundo.

Como toda persona, tienen sus cosas, pero en elles me molesta menos. No sé si esto se debe a que empatizo o a que simplemente es así, pero cuando hay algo que no me encaja, lo llevo muchísimo mejor. Por no decir que generalmente cuando lo comento, me dan una justificación argumentada de por qué son así. Creo que se debe a la búsqueda de su propia identidad e introspección, la cual, a muchas personas heterosexuales también nos conviene.

He aprendido a ver la sexualidad y el género como proceso y no como objeto. Es decir, ya no lo veo como fijo o estancado si no que he comprendido que cada cual lleva esos conceptos a su manera. Me han enseñado a no juzgar la definición que cada une tenga de esos conceptos, porque probablemente sus vidas giren en torno a esas definiciones.

Me han ayudado a no sentirme sola y a sentirme cómoda en múltiples espacios. Sé que puedo confiar y me emociona saber que vaya a donde vaya con mis amigues del colectivo, me sentiré empoderada. También aprender a ver a un machista a quince millas.

Ahora tengo conciencia de muchos problemas que por ser heterosexual no tengo o no veía. Sé lo que significa, gracias a elles, un gesto o una palabra y lo que puede conllevar. Llamad a las cosas y a las personas por su nombre, con el que se quieran identificar. Sé que es difícil cambiar un hábito, pero aún es más difícil cambiar un concepto social que se asocia, sin tu quererlo, a tu identidad.

No todes son iguales, pero todes comparten algo. El hecho de llamarles colectivo parece que es un conjunto de personas iguales y prácticamente sin alma. Esto es mentira. Tuve que dejar de asumir que por el hecho de pertenecer al mundo lgtbi+ tienes que tener determinadas características especiales. Este fallo mío que asumo y hago público hoy aquí es también para pedir perdón. Compartir un grupo no significa ser igual. Gracias por enseñarme esto y señalar mi error.

He aprendido a recibir críticas y a no meterme en lo que no he vivido. Soy una mujer cisgénero y heterosexual que apoya la causa. Muches me han señalado cosas que yo, por no pertenecer al colectivo, no debo liderar. La causa lgtbi+ incumbe a todo el mundo, pero a quien le pertenece es a quienes viven la discriminación. Además, a mí me han demostrado con creces la eficacia que tienen los símbolos. Dejemos que creen sus símbolos, porque para elles significan mucho.

He idealizado el hecho de tener amigues dentro del colectivo. Son personas. No os juntéis con elles para tener el argumento de “tengo un amigo gay”. Yo misma he cometido ese fallo y me he dado cuenta de que idealizar a personas solo por su sexualidad es una forma absurda de categorizar. Es una de las cosas de las que más me arrepiento porque causa daño.

Con todo esto os digo que el resumen de lo mucho que he aprendido es que se aprende. Parece una cosa muy tonta, pero es cierta. No sabía el camino a recorrer y los muchos conceptos y preocupaciones dentro de ese mundo. Tampoco tenía ni idea de cosas que me han servido a mí, que soy hetero, dentro de este aprendizaje.

Os invito a investigar, a buscar a personas que bajo su libertad os expliquen, a ver documentales, a leer, a preguntar y encontrar respuestas sobre lo que no entendáis. No solo porque os ayude, sino porque debemos aprender si queremos un mundo más justo, sobre todo, para elles.

A ellas, elles y ellos que se identifiquen cuando hablo, gracias por seguir luchando y haciendo que aprenda. Seguid corrigiéndome. Yo os apoyo.

Deja un comentario