Multitud

La semana pasada os hablé de un poema en la sección de feminismo al que me había llevado el cansancio.

Hoy, os traigo lo contrario. En lugar de explicaros qué llevo a este poema o por qué lo hice os dejo el poema para que cada cual saque sus propias conclusiones y busquemos una respuesta común. Os invito a que me digáis que no sé escribir poesía o que es lo mejor que habéis leído en comentarios. Allá va, al foso de las fieras: 

Me gusta el movimiento de tus pestañas al caminar,

el aire que ondula y corta el suspiro.

Las manos que juegan, tu rostro encogido,

las formas que tiene tu boca al hablar.

El paso no dado, la distancia que existe,

la que vista que sigue, la voz que persiste.

Me hace pensar lo imposible, creer.

Palpar lo ideal y aun con ello, creer.

Papel mojado a tientas, azar de realeza,

el olor a pobreza y dinero.

Teclear que la injusticia es bajeza

y aun con eso, gustar. Carencia, relleno.

Decidir a cuál entregar qué queremos,

darse cuenta de que no podemos.

Me gusta el movimiento de tus pasos al andar,

el aire que gritas y expulsas al viento.

El puño bien alto, el salto al vacío,

tu cara a poco de echar a volar.

Deja un comentario